• The second quantum revolution is building the technology of the futureRead More
  • EditorialRead More
  • Green silver nanoparticles: Synthesis, characterization and usesRead More
  • Arsenite removal with Fe3O4, MnFe2O4 and CoFe2O4 NanoparticlesRead More
  • SENTINELRead More

La regulación de las nanotecnologías en América Latina


Guillermo Foladori

Researcher at the Unit of Development Studies.

Autonomous University of Zacatecas, México.

Email: gfoladori@gmail.com

Foladori

 

La regulación de las nanotecnologías está en discusión a nivel mundial por dos principales razones. Por un lado, porque las negociaciones en torno al tratado de libre comercio entre los Estados Unidos y la Unión Europea obligan a limar diferencias en reglamentaciones, para que éstas no se conviertan en traba comercial. La eventualidad de este convenio incidirá en el resto de los países, porque sólo esos dos bloques económicos concentran 60% del comercio mundial. Por otro lado, porque ya existe un vasto caudal de información científica que muestra el potencial riesgo a la salud y el medio ambiente de algunos nano-objetos manufacturados.

América Latina no es ajena al contexto mundial. Varios países de la región comenzaron a discutir el tema, y algunos avances muestran el camino que seguirán. En este artículo analizamos la situación en que se encuentra la reglamentación de las nanotecnologías en América Latina.

  1. El contexto de la reglamentación de las nanotecnologías.

A más de una década de sostenida I&D en las nanociencias y nanotecnologías, y del crecimiento de su presencia en el mercado, los países comienzan, tímidamente, a regular los productos que contienen nano-objetos manufacturados. Éstos son materiales que manipulados en tamaño de entre 1 y 100 nanómetros -en alguna de sus dimensiones- manifiestan propiedades diferentes a cuando están en tamaño mayor.[1] Así por ejemplo, el grafito que es blando y conductor eléctrico, cuando trabajado en nanoescala y convertido en nanotubo de carbono puede ser 100 veces más duro que el acero y superconductor. El oro, que no es químicamente reactivo tal cual lo conocemos, se convierte en reactivo cuando está en nanoescala, y sirve, entonces, para hacer sensores (Rao, 2011). Según el Woodrow Wilson International Center for Scholars hay en el mercado más de 1 800 productos con nano-objetos[2] manufacturados (WWICS, 2012). Estos van desde artículos deportivos hasta armas de guerra, y desde alimentos a cemento y pinturas.

Existen, no obstante, una serie de dificultades para definir y clasificar estos materiales. ¿Deben considerarse nano-objetos cuando tiene más de 100 nanómetros pero desarrollan funciones diferentes a cuando el material está en tamaño mayor? Siendo que los nano-objetos pueden ser funcionalizados, es decir adaptadas a funciones particulares, ¿hay forma de establecer un criterio homogéneo de regulación para cientos o miles de partículas diferentes? [3] ¿Debe ser considerado un “nuevo material” aquel que habiendo estado por años en el mercado sin reglamentación se introduce ahora en tamaño nano? ¿Es la legislación vigente que regula los productos químicos adecuada para los nano-objetos? ¿Debe incluir la legislación a los nano-objetos manufacturados ex profeso, a los nano-objetos que surgen fortuitamente de procesos productivos y a los nano-objetos que la naturaleza produce, o sólo a los nano-objetos manufacturados ex profeso? Estas y muchas otras preguntas están en discusión en la mesa de negociaciones.

            Dos razones han acelerado, en los últimos años, la discusión sobre regulación de las nanotecnologías. Una es comercial, la otra de salud. Para que productos puedan ser comercializados deben poder identificarse, clasificarse y registrarse, de manera de cumplir con los requisitos de contabilidad internacional, seguros, leyes nacionales, acuerdos internacionales y demás. Cuando dos países tienen diferente reglamentación el comercio se dificulta. La Unión Europea, por ejemplo, exige etiquetado de los alimentos, cosméticos y biocidas que contienen nano-objetos.[4] Esto significa que si un país exporta a la Unión Europea debe etiquetar tales productos, aún cuando en su mercado doméstico no lo requiera. Algunos países europeos (Francia, Bélgica, Dinamarca) exigen que los productores o comercializadores de productos de la nanotecnología se registren, incluyendo las características y propiedades de los productos; esto supone que si un exportador destina su producto a estos países deberá acompañar dicha información, pero ésta no la obtiene del productor en su país, lo cual crea un problema administrativo y práctico. Existe una negociación en curso sobre la armonización regulatoria entre los Estados Unidos y Europa, en función de un potencial tratado de libre comercio (Ahearn, 2009). Las nanotecnologías son uno de los capítulos en dicha agenda. Es conocido que los requisitos que la Unión Europea impone a los productos químicos es mayor que la que imponen los Estados Unidos (USA) (European Parliament, 2014). Algunas de las principales diferencias entre ambos bloques económicos pueden ser comparadas en el Cuadro 1.

Cuadro 1. Principales diferencias en la política de regulación entre USA y la Unión Europea

 
Tema USA EU
Principio de precaución Política de riesgos conocidos (Known Risks)
Peligro vs. riesgo Administrar riesgo Atender peligro antes que riesgo
Administración del riesgo Costo / beneficio Incluye ESLI
Responsabilidad del productor Presunción de seguridad “No data no market”
Derechos propiedad Prioritario 1ro. derechos civiles básicos

Fuente: elaboración propia

El cuadro muestra, de manera general, algunas de las principales diferencias entre los bloques económicos. El principio de precaución, que es parte de la legislación europea, señala que cuando una actividad representa una amenaza o peligro para la salud humana y/o el ambiente deben adoptarse medidas precautorias, aún cuando no existan relaciones causales establecidas científicamente (European Union Legislation, 2000).[5] USA, por su parte, se opone argumentando que el Principio de Precaución representa una traba al comercio (Sunstein, 2005). Según la legislación de los Estados Unidos para que un producto sea retirado o bloqueada su entrada al mercado debe demostrarse que implica riesgos científicamente comprobados.

La distinción entre peligro y riesgo es parte de la ya conocida discusión ambiental. Peligro es, por ejemplo, un veneno; pero si éste se controla puede no representar un riesgo. USA se inclina siempre por controlar los riesgos, y busca no incluir el término peligro en sus acuerdos. La EU pretende, en primera instancia, sustituir el producto peligroso o reducirlo y cuando no es posible o en segunda instancia controlar el riesgo; de manera que los términos son importantes, porque causan antecedentes legales.

            Los estudios ELSI (Environmental, Legal, Social Issues) sugieren que además de costos y beneficios económicos, monetariamente calculables, existen costos y beneficios sociales de diversa naturaleza (éticos, culturales, laborales, etc.) que aunque no pueden ser medidos monetariamente deben entrar en los criterios de evaluación de las actividades, procesos y materiales. USA, por su parte, se orienta a utilizar criterios monetarios de costo/beneficio para sus evaluaciones. En el fondo USA busca siempre administrar el riesgo, reduciéndolo o estableciendo criterios compensatorios, mientras que la política de la EU es de anteponer al análisis monetario criterios sociales y políticos más amplios.

            Mientras la política de USA presupone que el productor es responsable y no colocará en el mercado productos de riesgo, la política de la EU requiere que el productor demuestre que el producto es seguro.

Los derechos de propiedad son un elemento fundamental en la política de USA, por ello sus agencias gubernamentales están en contra de cualquier tipo de registro, o el etiquetado de los productos de la nanotecnología que afecte la confidencialidad empresarial. La UE, por su parte, establece que los derechos civiles son prioritarios sobre los de propiedad; y alguna legislación nacional, como la de Bélgica, obliga al productor a informar a los trabajadores sobre los riesgos de los materiales que manipulan (InVS, 2014), lo cual podría ser considerado por el marco legislativo de USA como una violación a la confidencialidad empresarial.

Estas y otras muchas diferencias en el papel entre los dos bloques económicos no siempre se cumplen en la práctica, pero eso no es motivo para evitar la homogeneización cuando posible. Además, dentro de cada bloque existen instituciones con diferentes intereses, que presionan por interpretar la legislación de una forma u otra. Por lo regular los ministerios de Salud, de Medio Ambiente y de Trabajo son más proclives a regulaciones que salvaguarden la salud y el medio ambiente, mientras que los ministerios de finanzas, economía, comercio y el ejecutivo presionan por flexibilizar las legislaciones y normativas; esto es intrínseco al papel que las instituciones cumplen en la sociedad, unas defendiendo la salud y medio ambiente y las otras defendiendo la orientación económica de libre comercio que permea la mayoría de las políticas económicas hoy en día.

Otra razón para la regulación de las nanotecnologías es el potencial riesgo a la salud y el medio ambiente que los nano-objetos conllevan. Esto también es sujeto de controversia. Si hace diez años muchos políticos y científicos argumentaban que las legislaciones vigentes eran suficientes para asumir los riesgos de los nano-objetos, o que los nano-objetos no ofrecían riesgo, hoy en día pocos defienden esta posición. Por un lado, porque existe abundante literatura científica sobre riesgos de determinado tipo de nano-objeto, debido a que éstos no solamente manifiestan propiedades químicas y físicas diferentes, sino también actividad biológica y, consecuentemente, toxicológica específica (Donaldson et al, 2001; Colvin, 2003; Oberdörster et al, 2005; Nel, et al, 2006). Por otro, porque ya varias instituciones han tomado la vanguardia en elaborar guías de seguridad laboral (e.g. CDC NIOSH, 2009), de monitorear la salud de los trabajadores (InVS, 2014), o de sugerir regulaciones más estrictas para nanomateriales específicos en determinados productos, por sus potenciales riesgos (Swedish Chemicals Agency, 2012). Un ejemplo es el de los filtros solares con nano-objetos de dióxido de titanio (TiO2), que se encuentra en el mercado;[6] sin embargo la NIOSH, que es la agencia de los Estados Unidos que investiga en Salud Ocupacional, basada en la extrapolación de resultados de exámenes en mamíferos tiene clasificado a este mineral como potencial cancerígeno para los trabajadores cuando se presenta en nanoescala, y recomienda, al igual que con los nanotubos de carbono, la menor exposición posible (NIOSH, 2010; 2011; Murashov, 2011). Aunque no existe suficiente información empírica sobre resultados perjudiciales para la salud o el medio ambiente de nano-objetos en cosas de consumo cotidiano, la pandemia mundial que han ocasionado los productos químicos en el mercado es un llamado de alerta (UNEP, 2013a).

Organizaciones internacionales también juegan un papel importante en la regulación de las nanotecnologías. Es el caso de la ISO (International Organization for Standarization) que ya ha emitido varias normas ISO para nanomateriales. Aunque de aplicación voluntaria, una vez que los países suscriben este tipo de normatividad se ven con la responsabilidad de aceptarla. Otro ejemplo es el SAICM (Strategic Approach to International Chemicals Management), una plataforma internacional multilateral y no vinculante que tiene como propósito la sustentabilidad del manejo de químicos. Las acciones de SAICM son resultado de los acuerdos por consenso de la ICCM (International Conference on Chemicals Management). La Tercera Conferencia Internacional de la ICCM fue realizada en 2012. Allí se adoptó la resolución III/2 sobre cuestiones emergentes de política, dentro de las cuales se incluyó a las nanotecnologías y nanomateriales manufacturados (UNEP, 2013b). Aunque los acuerdos son no-vinculantes, esto representa un compromiso de los gobiernos firmantes, entre los cuales se encuentran casi todos los de América Latina.

Enfrentados a este tipo de diferencias entre los grandes bloques económicos, y a la participación en las organizaciones internacionales que discuten estos temas, los países en desarrollo, que no tienen un importante poder de negociación comercial y tampoco las condiciones para realizar evaluaciones toxicológicas independientes, se ven en la incertidumbre del camino a tomar. Este es el caso de la mayoría de los países de América Latina.

  1. La reglamentación de las nanotecnologías en América Latina

Casi la totalidad de los países de América Latina tienen grupos de investigación en nanotecnología (Foladori & Invernizzi, 2013). Además, los gobiernos han declarado a las nanotecnologías, junto con las tecnologías de la información y comunicaciones y las biotecnologías como áreas estratégicas de desarrollo (Foladori, 2013). Esto último no significa que hayan elaborado programas nacionales o financiamientos específicos, aunque los principales países -Brasil, México y Argentina- si lo han hecho. Junto a la I&D que es mayormente con fondos públicos y en instituciones públicas, varias empresas, la mayoría privadas, también realizan investigación, producen y/o comercializan productos con nanotecnologías. En Brasil, por ejemplo, se calculan en más de 200 productos en el mercado de las nanotecnologías (Invernizzi, 2009)[7], en México arriba de 150 (INEGI & CONACYT, 2013; Záyago, Foladori, & Arteaga, 2012), en Argentina cerca de 30 (FAN, 2012).

Representantes gubernamentales, de ONGs y otras instituciones de América Latina han participado en seminarios regionales del SAICM donde se discutió el tema de las nanotecnologías, y se propusieron medidas específicas de reglamentación (Bejarano, 2012; Foladori, Bejarano, & Invernizzi, 2013). Federaciones de sindicatos y sindicatos latinoamericanos se han pronunciado sobre las nanotecnologías (Foladori, Appelbaum, Záyago Lau, & Invernizzi, 2013; Foladori & Invernizzi, 2008).

El avance sobre la regulación de las nanotecnologías en América Latina es incipiente. México, a través de su Secretaría de Economía, ha elaborado lineamientos voluntarios para los organismos de la Federación.[8] Esto es lo más avanzado en términos de gobernanza en América Latina. Brasil tiene algunos proyectos de ley en discusión y ha tomado el tema en las reuniones del Comité Interministerial de Nanotecnología. La Red Venezolana de Nanotecnología (RedVNano) y Cuba han realizado reuniones conjuntas; y la Red Colombiana de Nanociencias y Nanotecnología (RedNanoColombia) creó un Consejo Nacional Asesor en Nanociencia y Nanotecnología (CNANANO) entre cuyas tareas está la normatización y regulación de los nanomateriales (Urquijo, 2015); Argentina tiene personal en la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) y en el INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial) trabajando en el tema.

Tanto Brasil como México participan del Comité Técnico ISO/TC 229, Nanotechnologies de elaboración de las normas ISO sobre nanotecnología, lo cual los compromete a adoptarlas.[9] ISO define las nanotecnologías a partir de dos criterios alternativos: el tamaño (típicamente pero no de manera exclusiva por debajo de los 100 nanómetros), y la función (diferente frente al material en tamaño mayor). Esto significa que cuando el material difiere de sus propiedades en tamaño mayor puede ser considerado producto de las nanotecnologías, aún cuando no cumpla el requisito del tamaño. Y, un material por debajo de los 100 nanómetros puede también serlo aunque no manifieste propiedades nuevas.[10] México ya ha emitido algunas normas nacionales que reproducen las normas ISO (e.g. NMX-R-80004-1-SCFI-2013 vocabulario y conceptos básicos). Brasil a pesar de ser miembro no participa en las reuniones de la ISO desde 2008, y aún no ha hecho las equivalencias con las normas nacionales ABNT, pero todo indica que lo hará.

Otro aspecto común en el caso de Brasil y de México es respecto del Principio de Precaución. Varios documentos legislativos se refieren a la precaución o a medidas precautorias en ambos países. Pero más recientemente han introducido de manera explícita el concepto de “Principio de Precaución”. En el caso brasileño en el Decreto nº. 5.098, de 3/06/2004 referido a la creación del “Plano Nacional de Prevenção, Preparação e Resposta Rápida a Emergências Ambientais com Produtos Químicos Perigosos – P2R2”, y también en la Ley nº. 11.105, de 24/03/2005 (Ley de Bioseguridad).[11] En el caso mexicano aparece en la “Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados” (LBOGM) de 2005. Existen, entonces, antecedentes legales en estos países para la eventual aplicación del Principio de Precaución a las nanotecnologías.

México, por su parte, forma parte del NAFTA (North American Free Trade Agreement) lo cual coloca al país en la necesidad de discutir con sus principales socios comerciales las reglamentaciones. De hecho, ha sido el gobierno de los Estados Unidos quien presentó la necesidad de regular varios productos, incluyendo las nanotecnologías, tanto con México como con Canadá. En 2011 se creó el Consejo de Alto Nivel U.S. – México para la Cooperación Regulatoria, (High Level Regulatory Cooperation Council, 2011). El objetivo era la armonización regulatoria para simplificar los mecanismos comerciales.[12] Las nanotecnologías fueron uno de los temas de la agenda de este consejo.[13]

El punto de partida de la armonización regulatoria en torno a las nanotecnologías fue un Memorándum elaborado por la Office of Science and Technology, la Office of Information and Regulatory Affairs, y la Office of the United States Trade Representative y titulado “Policy Principles for the U.S. Decision-Making Concerning Regulation and Oversight of Applications of Nanotechnology and Nanomaterials” (en adelante, Principles) (Holdren, Sustain, & Siddiqui, 2011). Aunque los Principles estaban dirigidos a las agencias dentro de los Estados Unidos, fue enviado a los oficiales mexicanos como un marco básico a tener en cuenta para la regulación de las nanotecnologías en México (United States-Mexico High-Level Regulatory Cooperation Council, 2012). México creó un grupo de trabajo coordinado por el CENAM (Centro Nacional de Metrología – Secretaría de Economía) para la elaboración de lineamientos de regulación y sobre la base de los Principles otorgados por los Estados Unidos. A finales del 2012 el Subsecretario de Competitividad y Normatividad de la Secretaría de Economía presentó el documento titulado “Lineamientos para regulaciones sobre nanotecnologías para impulsar la competitividad y proteger al medio ambiente, la salud y la seguridad de los consumidores” (en adelante, Lineamientos) (Grupo de trabajo sobre regulaciones para la nanotecnología, 2012).

Entre los Principles y los Lineamientos hay pocas diferencias. Ambos son documentos muy generales como corresponde a lineamientos de tal naturaleza. En el siguiente cuadro comparamos los elementos más importantes en ambos documentos.

Cuadro 2. Comparación de los “Principles” de los Estados Unidos con los “Lineamientos” de México

Tema[14] Principles – USA Lineamientos -México. #.
Criterios generales
Objetivo de incrementar competitividad
Caso por caso. No regulación generalizadora
Privilegiar riesgo sobre peligro
No se condiciona la entrada al mercado de los productos con nano-objetos a la elaboración de una reglamentación
Principios
Base en evidencia científica  ✔     #2
Desarrollar información sobre potenciales efectos a la salud y el medio ambiente
Transparencia de información cuando no atente contra la seguridad /o confidencialidad comercial ✔    #3 y #9
Información al público sobre beneficios y riesgos ✔    #8
Análisis costo / beneficio Evaluación de riesgo & ELSI #5
Flexibilidad para adecuar a nuevos conocimientos ✔    #2
Usar los procedimientos estándar de evaluación de riesgo ✔     #1
Evaluación de riesgo mandatorio según el grado de riesgo identificado
Coordinación con autoridades y agents interesados ✔   #10
Coordinación y colaboración internacional ✔   #7 y #11 #12
Cuidar salud ocupacional ✔   #4
Requerir información de toxicidad de productores y comercializadores ✔   #6

La tónica general de ambos documentos es beneficiar el comercio, evitando barreras innecesarias y promoviendo la competitividad, como es esperable de equipos de trabajo que nacen asociados a las Secretarías de Comercio. Queda implícito, además, que la falta de reglamentación no es impedimento para la comercialización de productos, que se reconoce explícitamente que ya están en el mercado y continúan entrando. Mientras los Principles de los Estados Unidos se ajustan a la argumentación de los temas clave que anotamos en el cuadro 1, en el caso de los Lineamientos de México no siempre se acompaña la argumentación. Así por ejemplo, mientras que los Lineamientos coinciden con los Principles en regular en base a evidencias científicas, cerrando las puertas al Principio de Precaución -aunque este principio ya existe en la ley de bioseguridad mexicana-, se distancian de la posición estadounidense en el análisis costo / beneficio como criterio de evaluación, introduciendo el análisis ELSI (Environmental, Legal, Social Issues), y al introducir un punto sobre salud ocupacional y otro sobre solicitar información de toxicidad a productores y comercializadores. Pero estos lineamientos son sólo el comienzo. La comisión inicial está haciendo reuniones y llamados más amplios para dar pasos más significativos, al tiempo que elabora las normas mexicanas como contraparte de las ISO internacionales.

En Brasil los intentos por comenzar la reglamentación datan del 2005.[15] El primero de ellos es el proyecto de ley Nº 5.076/2005 con el cual se pretendía crear la Comisión Técnica Nacional de Nanoseguridad y el Fondo de Desarrollo de Nanotecnología. En el proyecto se argumentaba que la nanotecnología implica riesgos para la salud y el medio ambiente y que es necesario que el consumidor este informado sobre los productos con nanotecnología y se controle la seguridad. El proyecto fue rechazado con los argumentos como que el proyecto inhibiría las inversiones y la legislación existente era suficiente.

En el 2010 se presentó un proyecto para el etiquetado de alimentos, medicinas y otros productos sujetos al régimen de vigilancia sanitaria, este proyecto de ley, el PLS 131/2010, quería asegurar el derecho de información al consumidor sobre los productos de la nanotecnología; este proyecto también fue desestimado con argumentos como que no hay evidencia científica que compruebe riesgo, y que el etiquetado puede inducir negativamente la percepción del consumidor.

En marzo y noviembre de 2013 se presentaron los proyectos de ley 5.133/ 2013 y 6.741/2013. En el primero se busca etiquetar todos los productos a base nanotecnología; y en el caso de cosméticos, alimentos y fármacos el etiquetado debe incluir la nano materia prima utilizada. El segundo pretende instaurar una Política Nacional de Nanotecnología, con foco en el incentivo a la investigación, desarrollo tecnológico y control por el Poder Público de los riesgos e impactos. Ambos proyectos de ley se encuentran en estudio por la Cámara de Diputados.

Paralelamente a los proyectos de ley, y con independencia de éstos, la Comisión Interministerial de Nanotecnología ha comenzado a discutir el tema de la reglamentación. En el caso que alguno de los proyectos de ley sea aprobado, podrían entrar en conflicto con la evolución del trabajo de la Comisión Interministerial.

Conclusiones

Los diferentes países de América Latina tienen I&D en nanotecnologías, también comercializan y varios producen productos de consumo final con nanotecnologías.

Los diferentes tratados de libre comercio que los países ya han firmado o están por firmar, la potencial incorporación de algunos a la OCDE, y la participación en instancias de discusión internacional que cuentan con comisiones de trabajo sobre las nanotecnologías, como la International Conference on Chemicals Management, el Strategic Approach to International Chemicals Management, la Organización Mundial de la Salud, el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Organización Internacional del Trabajo, presionan para que los países elaboren normas y regulen las nanotecnologías.

Atentos a la evolución de las reglamentaciones a nivel mundial, varios países han comenzado a discutir el tema. México es el que más ha avanzado, elaborando unos lineamientos voluntarios a solicitud de los Estados Unidos, y que reproducen en gran medida el documento entregado por el gobierno de este último país como base de la discusión. México también ha aprobado a nivel nacional el equivalente de varias normas ISO internacionales. Brasil no ha participado desde el 2008 en el grupo de nanotecnología de las normas ISO, a pesar de ser miembro de tal grupo; eso le ha dificultado y enlentecido elaborar los estándares nacionales equivalentes. Además, se enfrenta al inconveniente de tener un par de proyectos de ley en discusión en el Senado cuando el Comité Interministerial de Nanotecnología apenas comienza a tratar el tema. Colombia, Argentina, Cuba y Venezuela han hecho reuniones específicas para avanzar en la materia.

Referencias

Ahearn, R. J. (2009). Transatlantic Regulatory Cooperation: Background and Analysis. Retrieved September 7, 2014, from http://www.europarl.europa.eu/meetdocs/2009_2014/documents/d-us/dv/d-us_transatlantic_regulatory/d-us_transatlantic_regulatory_4.pdf

Bejarano, F. (2012). Las nanotecnologías como tema emergente en la agenda ambiental internacional y los restos de la sociedad civil en América Latina. In G. Foladori, E. Záyago, & N. Invernizzi (Eds.), Perspectivas sobre el desarrollo de las nanotecnologías en América Latina. México, DF: Miguel Angel Porrúa.

CDC NIOSH. (2009, March). Approaches to Safe Nanotechnology. CDC (Center for Disease Control and Prevention). Retrieved from http://www.cdc.gov/niosh/docs/2009-125/pdfs/2009-125.pdf

European Parliament. (2014, November). ENVI Relevant Legislative Areas of the EU-US Trade and Investment Partnership Negotiations (TTIP). European Parliament. Retrieved from http://www.europarl.europa.eu/thinktank/en/document.html?reference=IPOL_STU(2014)536293

European Union Legislation. (2000, February 2). The precautionary principle. Retrieved November 24, 2014, from http://europa.eu/legislation_summaries/consumers/consumer_safety/l32042_en.htm

FAN. (2012). Quién es quién en nanotecnología. Buenos Aires: Fundación Argentina de Nanotecnología.

Foladori, G. (2013). Nanotechnology Policies in Latin America: Risks to Health and Environment. Nanoethics, 7(2), 135–147. doi:10.1007/s11569-013-0178-2

Foladori, G., Appelbaum, R., Záyago Lau, E., & Invernizzi, N. (2013). Nanotecnología y trabajo: la declaración de Curitiba. Observatorio Del Desarrollo, 3(9), 73–79.

Foladori, G., Bejarano, F., & Invernizzi, N. (2013). Nanotecnología: gestión y reglamentación de riesgos pra la salud y el medio ambiente en América Latina y el Caribe. Trabalho, Educação E Saúde, 11(1), 145–167.

Foladori, G., & Invernizzi, N. (2008). The workers push to democratize nanotechnology. In E. Fisher, C. Selin, & J. Wetmore (Eds.), The Yearbook of Nanotechnology in Society. UK: Springer.

Foladori, G., & Invernizzi, N. (2013). Inequality gaps in nanotechnology development in Latin America. Journal of Arts and Humanities, 2(3), 36–45.

Foladori, G., & Záyago Lau, E. (2014). The regulation of nanotechnology in Mexico. Nanotechnology Law & Business, 11(2), 164–171.

Grupo de trabajo sobre regulaciones para la nanotecnología. (2012, November 26). Lineamientos para regulaciones sobre nanotecnologías para impulsar la competitividad y proteger al medio ambiente, la salud y la seguridad de los consumidores. Secretaría de Economía. Retrieved from http://www.economia.gob.mx/files/comunidad_negocios/normalizacion/dgn/2012_11_27_Lineamientos_regulaciones_nanotecnologia.pdf

High Level Regulatory Cooperation Council. (2011, March 3). Terms of Reference for the High-Level Regulatory Cooperation Council. Retrieved from http://www.whitehouse.gov/sites/default/files/omb/oira/irc/high-level_regulatory_cooperation_council-terms_of_reference_final.pdf

Holdren, J. P., Sustain, C. R., & Siddiqui, I. A. (2011, June 9). Policy Principles for the U.S. Decision-Making Concerning Regulation and Oversight of Applications of Nanotechnology and Nanomaterials. Memorandum for the heads of executive departments and agencies. Retrieved from http://www.whitehouse.gov/sites/default/files/omb/inforeg/for-agencies/nanotechnology-regulation-and-oversight-principles.pdf

INEGI, & CONACYT. (2013). Presentan CONACYT e INEGI los principales resultados de la encuesta sobre investigación y desarrollo tecnológico y módulo sobre actividades de biotecnología y nanotecnología (ESIDET MBN) 2012 (Boletín de Prensa No. 485 /13) (p. 2). Aguascalientes, Ags. México: INEGI / CONACYT. Retrieved from http://www.inegi.org.mx/inegi/contenidos/espanol/prensa/Boletines/Boletin/Comunicados/Especiales/2013/noviembre/comunica35.pdf

Invernizzi, N. (2009, November 4). Nanotechnology in Brazilian firms: assessing potential implications for labor. Power Point presented at the Emerging Technologies/Emerging Economies: (Nano)Technologies for Equitable Development, Washington DC. Retrieved from http://nanoequity2009.cns.ucsb.edu/images/stories/presentations/presentation%20noela%20invernizzi.pdf

InVS. (2014, November 18). Le programme EpiNano, dispositif de surveillance épidémiologique des travailleurs potentiellement exposés aux nanomatériaux. Retrieved November 24, 2014, from http://veillenanos.fr/wakka.php?wiki=EpiNano

ISO. (2014, November 25). ISO 2011 Business Plan. Retrieved November 25, 2014, from https://www.google.com.br/?gfe_rd=cr&ei=BZR0VLPzMoaX8QevhYHoAg&gws_rd=ssl#q=the+foremost+aim+of+international+standardization+is+to+facilitate+the+exchange+of+goods+and+services+through+the+elimination+of+technical+barriers+to+trade

ISO. (n.d.). ISO – Technical committees – ISO/TC 229 – Nanotechnologies. Retrieved November 25, 2014, from http://www.iso.org/iso/iso_technical_committee?commid=381983

Nanowerk. (2014). Nanowerk Database. Retrieved from www.nanowerk.com/phpscripts/n_dbsearch.php

Robles-Montoya, A. . (2013). Proposición al Senado de la República relativo al diseño de un progrma de investigación y desarrollo de la nano ciencia y la nanotecnología. Senado de La República. LXLI Legislatura Del Congreso de La Unión. México. Retrieved from http://www.senado.gob.mx/?ver=sp&mn=2&sm=2&id=43871

Sunstein, C. R. (2005). Laws of Fear: Beyond the Precautionary Principle. Cambridge University Press.

Swedish Chemicals Agency. (2012). Antibacterial substances leaking out with the washing water -analyses of silver, triclosan and triclocarban in textiles before and after washing. Swedish Chemicals Agency. Retrieved from http://www.kemi.se/Documents/Publikationer/Trycksaker/PM/PM1_12_Antibact_eng.pdf

The White House. (2011). UNITED STATES–CANADA REGULATORY COOPERATION COUNCIL. Joint Action Plan. The White House. Retrieved from http://www.whitehouse.gov/sites/default/files/us-canada_rcc_joint_action_plan3.pdf

UNEP. (2013a). Global Chemicals Outlook – Towards Sound Management of Chemicals. United Nations Environment Programme. Retrieved from http://www.unep.org/hazardoussubstances/Portals/9/Mainstreaming/GCO/The%20Global%20Chemical%20Outlook_Full%20report_15Feb2013.pdf

UNEP. (2013b, February 5). Outcomes of the Third International Conference on Chemicals Management (ICCM3) 17-21 September 2012, Nairobi, Kenya. United Nations Environment Programme.

UNESCO / COMEST. (2005, March). The Precautionary Principle. Retrieved November 25, 2014, from http://unesdoc.unesco.org/images/0013/001395/139578e.pdf

United States-Mexico High-Level Regulatory Cooperation Council. (2012, February 28). United States-Mexico High-Level Regulatory Cooperation Council Work Plan. Excecutive Office of the President of the United States. Retrieved from http://www.whitehouse.gov/sites/default/files/omb/oira/irc/united-states-mexico-high-level-regulatory-cooperation-council-work-plan.pdf

Urquijo, W. (2015). Colombia frente a la regulación de las nanotecnologías. In G. Foladori, E. Záyago Lau, N. Invernizzi, & A. Hasmy (Eds.), Nanotecnologías en América Latina. Trabajo y Regulación. México D.F.: Miguel Ángel Porrúa.

WWICS. (2012). A nanotechnology consumer products inventory project on emerging nanotechnologies. Washington DC: WWICS (Woodrow Wilson International Centre for Scholars). Retrieved from http://www.nanotechproject.org/inventories/consumer/

Záyago, E., Foladori, G., & Arteaga, E. (2012). Toward an Inventory of Nanotechnology Companies in Mexico. Nanotechnology Law & Business Journal, 9, 283–292.

 NOTAS

[1] Propiedades físicas, químicas, mecánicas, ópticas, magnéticas y biológicas. Algunos materiales pueden presentar estas nuevas propiedades en tamaño mayor a los 100 nanómetros en alguna dimensión.

[2] Las normas ISO definen a los nano-objetos como: material with one, two or three external dimensions in the nanoscale (between 1 and 100 nanometers approximately) (ISO, n.d.).

[3] La base de datos de Nanowerk contenía más de 3 000 nano materia prima en octubre de 2014 (Nanowerk, 2014).

[4] Cosméticos. Regulación (EC 1223/2009). Requiere presentación del producto con 6 meses de antelación al lanzamiento al mercado; con lista de ingredientes y características toxicológicas y de exposición. El producto debe ser etiquetado incluyendo ingredientes. Alimentos. Regulación (EU No. 1169/2011). Semejante a Cosméticos. Biocidas. Regulación (EU) 528/2012. El producto requiere autorización previa, mayor especificación que en los casos anteriores y también etiquetado.

[5] Este principio se generalizó a partir de la Conferencia sobre Medio Ambiente y Desarrollo, realizada en Rio de Janeiro en 1992: ‘In order to protect the environment, the precautionary approach shall be widely applied by States according to their capabilities. Where there are threats of serious or irreversible damage, lack of full scientific certainty shall not be used as a reason for postponing cost-effective measures to prevent environmental degradation’ (UNESCO / COMEST, 2005, p. 12).

 

[6] Según la NIOSH, el TiO2 es extensivamente usado en productos comerciales como pinturas, cosméticos, plásticos, papel y en alimentos como agente blanqueador o anti-coagulante.

[7] Con datos actualizados por la autora.

[8] Además, a finales del 2013 una propuesta en la Comisión de Ciencia y Tecnología del Senado exhorta a la elaboración de un programa de desarrollo de las nanotecnologías y su regulación, por la necesidad de acelerar su desarrollo y habida cuenta de los potenciales riesgos a las salud humana y el medio ambiente de los nano-objetos manufacturados (Robles-Montoya, 2013). La propuesta aún está en trámite.

[9] A la fecha hay cerca de 42 normas técnicas ISO. Las normas ISO (ISO standards) tienen el propósito de facilitar el intercambio comercial. “the foremost aim of international standardization is to facilitate the exchange of goods and services through the elimination of technical barriers to trade” (ISO, 2014).

[10] 1. Understanding and control of matter and processes at the nanoscale, typically, but not exclusively, below 100 nanometres in one or more dimensions where the onset of size-dependent phenomena usually enables novel applications, 2. Utilizing the properties of nanoscale materials that differ from the properties of individual atoms, molecules, and bulk matter, to create improved materials, devices, and systems that exploit these new properties (ISO, n.d.).

[11] Agradezco a Raquel Von Hohendorff por esta información.

[12] Otro Consejo semejante, entre los Estados Unidos y Canadá también fue creado (The White House, 2011).

[13] Información más extensa sobre el caso Mexicano puede verse en Foladori & Záyago Lau (2014).

[14] Aquí resumimos el aspecto principal de cada uno de los 10 Principles, o de los 11 Lineamientos.

[15] Lo que sigue fue elaborado a partir de información del Senado de la República http://www.senado.gov.br/atividade/ y actualizado a marzo de 2014.

You may also like

Share

read more

2 responses to “La regulación de las nanotecnologías en América Latina”

  1. […] La regulación de las nanotecnologías en América LatinaRead More […]

  2. lokal call says:

    I’m truly enjoying the design and layout of your website. It’s a very easy on the eyes which makes it much more enjoyable for me to come here and visit more often. Did you hire out a designer to create your theme? Exceptional work!|

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *